Aprendiendo juntos a vivir

Un entorno de confianza, acogida, cariño y experiencia.

    • Aprendemos juntos para vivir, viviendo juntos para aprender

      Potenciar y favorecer al máximo las capacidades de los niños.

      Contribuir a su desarrollo integral (físico, social, afectivo y cognitivo).

      Hacerlo capaz de:

      • Conocer y dominar su cuerpo, el movimiento y sus posibilidades.
      • Relacionarse, comunicarse y expresarse mediante los diversos lenguajes.
      • Observar y descubrir su entorno y convivir afectiva y autónomamente.
      • Observar, explorar y descubrir (aprender desde la curiosidad).
      • Vivir la escuela activamente, transmitiendo sus sentimientos en ella y hacia la familia.
    • Viviremos juntos grandes cambios, grandes aprendizajes: activos, juguetones y felices
      • Unas vivencias basadas fundamentalmente en el juego, la observación, la experimentación, el descubrimiento, el razonamiento y la creatividad.
      • Talleres, rincones, ambientes, proyectos cooperativos.
      • Un aprendizaje significativo, contextualizado y global.
      • La estimulación y educación de las diversas inteligencias personales.
      • La actividad compartida con los padres.
    • Un proyecto que respeta que cada alumno vive y aprende de manera diferente.

      Cada grupo tiene su maestro-tutor que convive el mayor tiempo con el alumno y le acompaña y participa la mayor parte de su actividad.

      Todo el equipo de ciclo comparte con él el resto de ratos de vivencias y aprendizajes (talleres, inglés, música, motricidad, comida ...)

      Cuando es necesario el Departamento Psicopedagógico puede aportar su orientación o intervención educativa con el equipo, el alumno y los padres.