Programa y proyectos

Durante los primeros años de la vida del niño se llevan a cabo los cambios más representativos y los mayores aprendizajes.

    • Trabajo de hábitos

      Los hábitos ayudan a los niños a orientarse, estructurarse y formarse con una autoestima que les da seguridad y confianza. Todo ello contribuye a su autonomía, a una convivencia positiva con los demás y a facilitar la adquisición de aprendizajes.

    • Rincones de juego y talleres

      Permiten aprender de una manera lúdica y por experimentación directa (manipulación, investigación, etc.), poniendo en relación los nuevos descubrimientos con las vivencias previas, favoreciendo el aprendizaje significativo, la aceptación de los demás y el orden como elemento de convivencia y trabajo individual.

    • Cesta de los tesoros y juego heurístico

      Constituyen un medio de expresión y de aprendizaje espontáneo en el que interaccionan todos los sentidos al manipular, investigar y crear nuevas situaciones. Por medio de diferentes materiales cotidianos, los niños llevan a cabo actividades en las que desarrollan el sentido espacio-temporal, la creatividad, el ingenio, el ritmo, la simetría, el orden, etc.

    • Psicomotricidad

      La práctica de psicomotricidad que llevamos a cabo diariamente pretende desarrollar la expresión psíquica y motriz de los niños, utilizando el juego como revelador del pensamiento espontáneo e inconsciente. De esta manera conseguimos potenciar las capacidades perceptivas, motrices, cognitivas y sociales que favorecerán el futuro proceso de aprendizaje de la siguiente etapa educativa: el parvulario.